Por: Víctor Laime Mantilla

Hoy 21 febrero, se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna que fue una iniciativa de Bangladesh, aprobada en la Conferencia General de la UNESCO de 1999 y celebrada sucesivamente desde el año 2000.

Para recordar el día Internacional de la lengua materna es importante precisar que, en el mundo al menos el 43% de las más de 7000 lenguas habladas están en peligro de extinción. Se calcula que cada dos semanas desaparece una lengua y con ello, se lleva consigo todo un patrimonio cultural, intelectual y todo un sistema de vida.

En el Perú se habla 48 lenguas originarias, en nuestra región, conviven 8 lenguas: Asháninca, Harakbut, Kakinte, Matchigenka, Yine, Nanti, Quechua y Wachiperi. De esta realidad cultural, en la región del Cusco el 51.5% de los pobladores tienen una lengua originaria como lengua materna; cifra superior al promedio nacional (15,9%). En la Región, predomina el quechua (52%); pero se observa también una fuerte presencia del Ashaninka (0.3%), y otras lenguas amazónicas habladas por el 1% de la población; a esta realidad lingüística, se suma el quechua Chanka y Aymara provenientes de las hermanas regiones de Apurímac y Puno respectivamente en condición de residente y otras lenguas extranjeras sumadas al castellano.  De esta diversidad lingüística, la lengua materna predominante es el quechua, especialmente en cinco provincias (Chumbivilcas, Paruro, Espinar, Canchis y Paucartambo) con promedio de 80% de hablantes; resaltando los distritos de Checca 98.7% que pertenece a la provincia de Canas y el distrito de Ccorca 98 % de la provincia del Cusco.

¿Cuál es la importancia de las lenguas maternas?

Las lenguas maternas constituyen un sistema cognitivo de entender la realidad, una manera de intercambiar información y de comunicación que permiten a los pueblos desarrollarse desde una perspectiva integral y de acuerdo a sus propias formas de entender o interpretar su realidad circundante. Gracias a la comprensión de la importancia que tienen las lenguas maternas, desde el estado peruano, se viene implementando políticas públicas interculturales (DS-03-2015/MC) con la finalidad de promover una ciudadanía libre de discriminación, sin prejuicios culturales para construir una sociedad con equidad y justicia.

¿Por qué es importante la educación basada en lengua materna?

Educar en la primera lengua que aprendió el niño es fundamental en su proceso de aprendizaje. El dominio de la primera lengua ayuda a adquirir competencias básicas de lecto-escritura y aritmética. Las lenguas maternas, especialmente las originarias, transmiten valores, conocimientos y saberes inherentes a la vida personal, familiar y comunitaria. La UNESCO considera que la educación basada en la primera lengua debe empezar desde los primeros años de escolaridad, ya que la atención y la educación de la primera infancia son el fundamento del aprendizaje, ahí se modela la personalidad del ser humano. El uso de las lenguas maternas en el marco de un enfoque intercultural, es un componente esencial de la calidez y la calidad de la educación, por lo que es fundamental promover este potencial de las lenguas para no dejar a nadie rezagado y construir un futuro más justo y sostenible para todos, como se recoge en los Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030. Por ello, este tipo de educación que toma como centro la “lengua materna” es integradora y con ella, se busca erradicar no solamente el racismo sino fundamentalmente la económica, social, política y religiosa. Estas formas de entender la educación de manera integradora deben ser imperativos en siglo XXI.

¿Qué retos tenemos como sociedad?

Como se verá, tan solo unos pocos centenares de idiomas en el mundo han tenido el privilegio de incorporarse a los sistemas educativos y al dominio público, y menos de un centenar se utilizan en el mundo digital. Por eso, en concordancia con el lema del año “la importancia del uso de la tecnología para el aprendizaje intercultural” las lenguas originarias en nuestro territorio patrio, deberían pasar al contexto virtual de manera más sostenida para garantizar su mantenimiento y desarrollo, especialmente en el sector público y, por otra parte, para que la lengua materna no se quede en el espacio familiar, se deben emitir ordenanzas regionales y municipales para el uso, preservación, desarrollo, recuperación, fomento y difusión de las lenguas en el ámbito de su competencia, ya que toda las lenguas originarias son la expresión de un sistema de vida y de una identidad colectiva.  Como una forma de promover su desarrollo, deberían publicarse normas, documentos y comunicados oficiales en lenguas originarias; simultáneamente a ello, promover el uso oficial de las lenguas a través de medios audiovisuales, digitales, radiales, spots publicitarios, transmitir en lengua originaria las ceremonias oficiales, rendición de cuentas, presupuesto participativo, presentación de proyectos o iniciativas de desarrollo local, regional y otros actos públicos de las autoridades, vinculando con la comunidad virtual utilizando los alfabetos oficializados por el Ministerio de Educación. El futuro de las lenguas maternas de la región del Cusco está en nuestras manos, depende de nosotros. Wawqiykuna panaykuna, mayraqchá purinachisqa, tupananchiskama.