Posteriormente se colocara el adoquinado 

A fin de agilizar los procesos constructivos de la obra vial de la Cuesta San Blas con Tocuyeros, la municipalidad provincial del Cusco intensifica los trabajos de pavimentación; es así que desde las 5 de la mañana, personal obrero de la gerencia de Infraestructura, realizó el vaciado de la primera capa de pavimentación, que permitirá iniciar con la colocación de los adoquines y piedra canteada.

Con esta intervención, la obra vial registra un avance físico de más del 80%, lo que permitirá brindar adecuadas condiciones de transitabilidad y seguridad para los transeúntes y visitantes, según indicó el gerente de Infraestructura, Arq. Juan Carlos Menéndez Acurio.

“Comenzamos la intervención en el mes de abril y estamos proyectando su conclusión próximamente, estamos realizando las coordinaciones con el equipo técnico de residencia y supervisión para poder tener las fechas más concretas. Sin embargo, tenemos que ser enfáticos en señalar que esta obra se ejecuta en los plazos establecidos”, enfatizó el funcionario de infraestructura.

Menéndez Acurio,  detalló que además por decisión política del alcalde del Cusco, Víctor Boluarte Medina, se da una mirada especial a la preservación del Centro Histórico considerado Patrimonio de la Humanidad. “Debido a la jerarquía que tiene el centro histórico del Cusco a nivel mundial, exige la atención e intervención de las arterias del casco monumental. En esa medida, también asumimos el compromiso de remozar e intervenir la mayor cantidad de vías”.

La obra vial que inició en el cuarto mes de este año, demanda un financiamiento superior a un millón 450 mil soles y contempla una intervención integral a nivel de saneamiento básico, soterrado de cableado eléctrico, construcción de veredas y vía con adoquinado y piedra canteada.

De esta manera, la actual gestión edil, encabezada por el alcalde Víctor Boluarte Medina, ejecuta las obras con un enfoque de descentralización, priorizando el desarrollo de los diferentes distritos, comunidades campesinas y en el centro histórico de la ciudad imperial, para ver al Cusco florecer.