También apropiación de fondos públicos por más de 380 mil soles

La Contraloría General identificó que funcionarios y servidores de la Municipalidad Distrital de Challabamba utilizaron el dinero destinado para el pago de planillas diversas obras y mantenimientos para favorecerse económicamente con S/ 384 526.31; Asimismo, se evidenció que cobraron por trabajadores que no laboraron en la entidad a través de documentos y firmas falsas. Todos los hechos ocurrieron entre los años 2019, 2020 y 2021.

A través del Informe de Control Específico 012-2021-2-0390, la Contraloría reveló que el jefe de la Unidad de Tesorería desvió fondos públicos para entregar a funcionarios, servidores y terceros. Entre ellos el ex alcalde de la entidad, quien recibió S/ 163 651.50; a un regidor se le concedió S/ 4730.00 y la actual alcaldesa, que por entonces ejercía como regidora, percibió S/ 1730.00.

Todos los beneficiarios de estos fondos públicos, al percatarse de la intervención de la Contraloría fueron devolviendo paulatinamente el dinero que habrían recibido en calidad de préstamos.

El tesorero de la entidad registró en su agenda personal nombres, firmas, fechas y montos recibidos por las personas beneficiadas con fondos públicos. Datos que al ser contrastados con la Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), se demostró similitudes en las firmas.

Además, en la agenda figura también terceros ajenos a la entidad, entre ellos el alcalde del centro poblado Sunchubamba quien recibió la suma de S/ 1000.00 y es padre de la actual alcaldesa del distrito de Challabamba.

TRABAJADORES FANTASMA

La comisión de control detectó que el tesorero de la entidad pagó remuneraciones de trabajadores que no laboraron en la entidad. Para ello, se generaron cartas poder simples donde los supuestos trabajadores autorizaban el cobro de sus salarios al residente y personal técnico. Asimismo, estos supuestos trabajadores fueron incluidos en el sistema de tareo y planillas por el residente e inspector de obras y personal administrativo.

Los auditores de la Contraloría, corroboraron que las personas que figuraban en las planillas no trabajaron en la Municipalidad de Challabamba, quienes propiamente manifestaron que sus datos y sus firmas fueron falsificadas. Conjuntamente, indicaron no haber entregado carta poder a favor de ninguna persona y haber tenido vínculo laboral con la entidad. En este sentido, el informe de control señala presunta responsabilidad penal y administrativa en once personas que pertenecen y pertenecieron a esta entidad.

Los resultados fueron comunicados al titular de la Municipalidad de Challabamba y al Procurador de la Contraloría General de la República a fin de que se inicie las acciones legales que correspondan. Este documento se encuentra publicado en el Buscador de Informes de Servicios de Control en aras de promover la transparencia y acceso a la información pública.