Ojalá que los enemigos del Cusco no aparezcan para impedir los acuerdos

La ampliación de la Av. Collasuyo con la intervención en los terrenos que comprende la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco, sería una realidad luego de que el alcalde del Cusco, Víctor Boluarte, lograra armonizar objetivos con el rector de nuestra primera casa de estudios, Eleazar Crucinta, quien coincidió en la importancia de ejecutar la obra priorizando una adecuada puesta en valor del muro inka que tiene una longitud de más de 600 metros.

La autoridad universitaria manifestó su predisposición favorable tras participar de una fructífera reunión, donde el burgomaestre cusqueño expuso sobre la necesidad de integrar urbanísticamente la Av. Collasuyo priorizando la sostenibilidad y preservación del patrimonio cultural; una explicación que generó la comunión de acuerdos entre ambas instituciones, por lo que se determinó llevar a cabo próximas reuniones técnicas para evaluar los criterios de revaloración.

“No se puede entender la Av. Collasuyo si no se pone en valor el muro inka y por supuesto que el proyecto contempla esta preservación, este es un tema en el que coincidimos con la UNSAAC, por ello nos estamos poniendo algunas semanas para iniciar conversaciones respecto a la puesta en valor y algunas condiciones contractuales, pero vamos a ir avanzando en esta dirección, en la medida que podamos posibilitar su concreción”, puntualizó el alcalde del Cusco, Víctor Boluarte Medina.

La primera autoridad edil ponderó los avances que se tiene hasta el momento para ejecutar y concretar la anhelada vía, como la reubicación integral de la Casona de Accomoco, cuyo terreno se encuentra expedito para ser habilitado en el mes de abril y ahora, la inclinación favorable de ceder los terrenos de Perayoq, que debe ser refrendada en futuras reuniones. Todo ello, debido al persistente trabajo de articulación y permanentes coordinaciones que impulsa la actual gestión municipal.

Por su parte, el rector Crucinta Ugarte, fue enfático en señalar que no busca entrampar el proyecto por cuanto comparte la visión de desarrollo y progreso de nuestra ciudad, en la medida que se preserve la cultura material. “No somos obstruccionistas, primero es el patrimonio cultural y creo que hemos concordado en ello, debe confluir la tradicionalidad y modernidad, estamos por el mismo camino de preservar el muro. En ese sentido, si tenemos que implementar acciones conjuntas con la Municipalidad, lo haremos”, puntualizó.

El proyecto de la Av. Collasuyo, se ejecutará bajo la modalidad de obra por impuestos y contempla 4 componentes: Los dos primeros de saneamiento básico y electrificación, que iniciará en las siguientes semanas tras la buena pro al Consorcio de empresas privadas. Asimismo, el intercambiador vial entre las avenidas de La Cultura y Manantiales y finalmente, la intervención peatonal y vial que contará con 4 carriles, una berma donde se pondrá en valor el muro Inka, que será preservado cumpliendo los parámetros