Celotipia se incremento durante la pandemia

Tres de cada 10 parejas que acudió a consulta psicológica en el hospital de Emergencias Grau en Lima fue por celos enfermizos que surgieron durante la pandemia, alertó EsSalud, explicando que estos casos de celotipia se duplicaron a consecuencia del confinamiento por la emergencia sanitaria de la covid-19.

Carlos Vera Escamarone, médico psiquiatra del referido nosocomio, explicó que los celos son sentimientos de inseguridad y angustia que surgen ante el miedo de perder a la pareja y, paradójicamente, terminan siendo la razón principal de la ruptura amorosa, lo que ha sido un indicador que se afirmó durante la pandemia.

Refirió que la persona celosa está en tensión constante debido al temor de ser engañada, incluso en situaciones ambiguas que suele encontrar en sus interpretaciones de supuestas traiciones; tiene sufrimiento elevado persistente, es incapaz de disfrutar de una relación y vive intentando controlar a su acompañante.

Sostuvo que, durante la crisis sanitaria, muchas parejas fortalecieron sus vínculos, otras colapsaron en la convivencia y varias parejas dejaron aflorar los celos patológicos definidos como celotipia.

“Desde que empezó el confinamiento algunas parejas, que no viven juntos, están atentas a lo que él o ella hace o deja de hacer, generándose los celos descontrolados.  La separación física en las parejas da lugar a ciertos miedos, ¿estaremos igual de bien cuando nos volvamos a juntar? es una pregunta frecuente, la inseguridad surge y desencadena los celos”, manifestó.

Dijo que los celos se manifiestan mayormente en los varones y en menor porcentaje en las mujeres. Surge de manera irracional, sin fundamento, es dañino y existe la errónea creencia de que cuando una persona siente celos por el ser amado, es porque mucho lo quiere. “Nada tan falso y equivocado. Los celos no son amor, es la invasión del espacio personal”, acotó.

SIGNOS DE ALERTA

El especialista de EsSalud señaló que los celos enfermizos se evidencian en comportamientos que debemos aprender a detectar a tiempo para acudir a terapia psicológica.

Anotó que la crítica, humillación, desconfianza, absorber a la pareja, revisar sus prendas, buscar olores, son signos de alerta que hacen necesaria la atención profesional.

“Hay casos en los que en la relación se critican, humillan, regañan y desvalorizan, revisan el teléfono de sus parejas, desconfían de los compañeros de trabajo, no ven con buenos ojos que sus parejas realicen actividades personales placenteras, suponen que sus parejas se arreglan y se maquillan para atraer a otras personas”.

Otro aspecto, mencionó, es que revisan cuidadosamente la ropa de sus parejas buscando marcas u olores, suelen tener una actitud grosera y prepotente, ridiculizan a sus parejas, el control telefónico es intenso, imponen horarios y aparecen de sorpresa al encuentro del ser amado o en una reunión. “Ante cualquiera de estos signos es necesario acudir a un profesional de la salud”, sugirió el doctor Vera.

El médico psiquiatra indicó que el diálogo será el primer paso para entender que existe un problema a resolver en la relación y que acudir a un especialista será el camino hacia la recuperación del control de las emociones y salud mental.

“La terapia psicológica ayudará a manejar este sentimiento (celos) para no afectar física ni emocionalmente la relación, partiendo por no confundir el amor con la posesión”, puntualizó.