Poder Judicial dio la razón al gobierno regional del Cusco en caso Vía Expresa

Desestima proceso de Marina Pacheco y Yuri Escalante que pretendía paralizar megaobra

La ejecución del proyecto integral de la vía Expresa no corre ningún riesgo legal porque el Poder Judicial le dio la razón al Gobierno Regional del Cusco y desestimó en segunda instancia el proceso constitucional interpuesto por los ciudadanos Yuri Escalante Perino y Marina Pacheco Ugarte que pretendían paralizar la obra anhelada por el pueblo cusqueño.

Jimmy Rodrigo Villavicencio Cano, encargado de procesos constitucionales de la Procuraduría Pública Regional, precisó que el 24 de mayo en audiencia, la sala civil de la Corte Superior de Justicia del Cusco, desestimó dicha demanda que fue notificada ayer  martes a todos los involucrados.

Explicó que el proceso constitucional planteaba el cumplimiento de la Ley 30448 y el decreto legislativo 1192 aduciendo derechos afectados como supuestos propietarios de predios en el polígono de la vía Expresa para cobrar un resarcimiento económico pero que no pudieron demostrar con documentos dicha titularidad.  “Legalmente se ha acreditado que los demandantes no son dueños de ningún predio, pero pretendían sorprender a las autoridades”, fundamentó.

Villavicencio Cano, reiteró que, a la fecha, la ejecución de la vía Expresa está libre legalmente y no tiene ninguna razón de paralizarse.

“Los ciudadanos Yuri Escalante y Marina Pacheco buscaban la paralización de la obra que, en un primer momento lograron mediante una medida cautelar, pero fue revertido a través de una acción de oposición”, indicó tras destacar la posición legal y jurídica de la Procuraduría Pública del Gobierno Regional.

Cabe indicar que en los últimos 22 años se interpusieron 40 procesos judiciales para impedir y obstruir la construcción de la tan anhelada vía Expresa, las cuales fueron desestimadas por la labor de la Procuraduría Pública Regional.

La importante obra vial permitirá solucionar el álgido problema de la congestión vehicular en la ciudad imperial y potenciar la dinámica económica de la región. Unirá los distritos de Wanchaq, San Sebastián y San Jerónimo, máximo en 22 meses en una extensión de 6.8 kilómetros.