Tras darse a conocer la información sobre el padrón electoral que contempla a ciudadanos fallecidos el jefe de la ODPE Cusco señaló que, dicho documento se cerró un año antes del 11 de abril último, es decir, el 11 de abril del 2020, en ese sentido indicó, “seguramente hay personas que, de esa fecha a hoy, han dejado de existir y aunque figuran en el padrón, obviamente ellos no votan”

Explicó que para garantizar que los muertos no voten en el día de los comicios, los miembros de mesa serán los responsables de verificar la identidad del elector junto a los personeros que acompañarán durante la jornada electoral, porque parte de la capacitación que se les imparte, contempla este punto.

“Garantizamos un proceso limpio y transparente, somos una institución neutral que busca contribuir a la democracia del país”, puntualizó Vega Paul.